Desde 2011 hasta 2013, el Laboratorio de Fantasmas fue un espacio físico dedicado a la creación y a la exhibición de todo aquello relacionado con el erotismo y la cultura alternativa.
Y tras una pausa de casi tres años, LDF vuelve convertido en un proyecto ambulante y abierto a nuevas experiencias, pero manteniendo el espíritu original. Atentos pues a la pantalla.

Jornadas Inmakuladax organizadas por Metol4 y LDF

El antigui Espacio LDF durante una exposición